Todas las noches este perro miraba fijo a sus amos durante horas. Cuando supieron qué le habían hecho rompieron en llanto

Muchas personas deciden que es hora de agrandar la familia, y por eso adoptan una mascota. Cuando vamos a un refugio de animales y adoptamos un perro, lo hacemos junto a su pasado. Y eso fue lo que le sucedió a esta familia.

Ella fue a buscar un perro y encontraron uno con el que se encariñaron mucho. Inmediatamente lo adoptaron y le permitieron ser parte de la familia.

Al comienzo, todo era perfecto, el perro era muy cariñoso y le gustaba jugar mucho. Incluso, aprendió varios trucos sin ningún problema. Era un perro inteligente al que le gustaba brindarle su compañía los demás. El perro se adaptó rápidamente a su nueva familia y a su nueva vida.

Sin embargo, varias semanas después la familia notó un comportamiento muy raro en el perro. Ellos veían que todas las noches, el perro se paraba en su ventana y los observaba dormir. Al día siguiente, el perro permanecía en la misma postura. Al parecer, no dormía profundamente vigilando a sus dueños con los ojos bien abiertos. Esto empezó a preocupar a sus nuevos dueños.

Como no sabían la razón por la que el perro se comportaba de esa manera, decidieron buscar ayuda. Lo primero que hicieron fue llevarlo al veterinario, donde le hicieron varios exámenes muy exhaustos. Sin embargo, ninguno de ellos les dio una respuesta sobre el comportamiento del perro.

Regresan al regufio de animales

Sus familiares no se rindieron y siguieron buscando la respuesta en distintos lugares. Por fin decidieron regresar al refugio del que lo habían adoptado. Allí le preguntaron al personal si sabían algo del comportamiento del perro. Lo que estos le dijeron a la familia, rompió su corazón en mil pedazos.

Sucede que su dueño anterior había esperado que el perro se durmiera profundamente. Cuando este lo hizo, entonces lo llevó al refugio, donde despertó. Sin embargo, ya no estaba en su hogar, ni volvió a ver a su dueño nunca más. Esto había hecho que el perro no quisiera dormir profundamente, para no perder el contacto con su familia.

Al saber la razón por la que el perro se comportaba de esa manera, la familia no evitó romper en llanto. Entonces decidieron poner la cama de perro junto a la de ellos. De esa forma ayudarían al animal a comprender que ahora era parte de una familia que lo quería y no lo abandonaría. Tuvieron que pasar varias semanas antes de que el perro entendiera el mensaje y volviera a dormir con normalidad.

Ahora el perro duerme profundamente como cualquier otro al lado de sus dueños. Al parecer, ya se siente parte de la familia y entendió que ellos le tienen mucho amor. Sin dudas, la vida recompensó a este animal con una familia muy cariñosa y comprensiva. Si piensas que esta es una historia tierna y conmovedora, compártela en tus redes sociales.