Sin pelaje, desnuda y herida paso por este puente. Lo que paso 1 minutos después es increíble

El mundo está lleno de personas despiadadas, a las que no les importa nada más que ellos. Esa actitud ha convertido la vida de muchos en un verdadero reto.

Anuncios

Sin embargo, no solo las personas sufren por el egoísmo de muchos. Algunos animales son maltratados por personas que no tienen corazón y no se preocupan por ellos. No obstante, de igual forma existe gente dispuesta a tender su mano y ayudar a los más necesitados. No importa si se trata de una persona o de un animal, ayudar es lo principal. Por eso, algunos adoptan animales que hallan en la calle, a fin de darle una mejor vida.

Este es el caso de Kelsey, una perra callejera que había sufrido mucho maltrato durante su vida. La perra se encontraba vagando por las calles de bali. Su cuerpo estaba lleno de erupciones y salpullidos en la piel. Por eso, gran parte de su pelo se había caído, dejándola en muy mal estado.

Sin embargo, cierto día que cruzaba un puente, unas personas se enternecieron por ella. La vieron en muy mal estado, llena de pulgas, muy cansada y hambrienta. Ellos intentaron acariciarla, pero ella apenas reaccionaba a sus tiernos cariños. Claramente se la podía ver con la mirada perdida en el horizonte.

Llevan la perra a casa.

Entonces, estas personas decidieron subirlas en su automóvil, y llevarla a su casa. Para ello, al envolvieron en una manta que la cubriría del frio del aire acondicionado del vehículo. Si ellos hubieran dejado la perra en la calle, probablemente habría muerto. Sin embargo, ahora la habían encontrado personas que se preocuparían por su bienestar.

Antes de llevarla al veterinario, su nueva familia le dio algo de comer. Ella empezó a ingerirlo, con un poco de temor. Todavía no se acostumbra a su nuevo entorno y desconfía de quienes la recogieron. Parece que en la calle muchas personas la maltrataron y eso la traumatizó.

Inmediatamente, la perra fue trasladada a una clínica veterinaria para examinarla más a fondo. El animal estaba aterrorizado, por su experiencia. Sin embargo, cuando se inició su tratamiento, lo soportó muy bien. Al parecer, ya estaba acostumbrada al miedo y al dolor que tuvo que enfrentar en la calle.

Pese a su estado deplorable, los veterinarios quedaron sorprendidos con la perra. Esta estuvo muy tranquila durante todo el proceso para realizar su tratamiento. Eso les hizo ver lo fuerte y valiente que es dicha perra.

Anuncios

Poco después, el tratamiento empieza a surtir efectos en el animal. A tan solo una semana de haber salido de la calle, ya la perra sonríe frente a las cámaras. Aunque su pelo no le ha crecido en su totalidad, sus heridas ya han sanado.

De hecho, ya ha empezado a tener un poco más de confianza en quienes la rodean. Hace varios días, salido a saludar a otro perro que la visitaba. Parecía que se estaba divirtiendo mucho con su nuevo compañero.

Su recuperación se completa.

Con el paso de los días, la perra se vuelve más cariñosa y atenta. Aunque en ocasiones se queda mirando atentamente el horizonte, parece que está superando su vida anterior. Aunque los niños dicen que está pensando en todas las galletas que comerá en la cena.

Semanas después, empieza a salirle su pelo nuevamente, brilloso y saludable. Su pelaje de color blanco es hermoso. Sin embargo, hay posibilidad de que tenga otros colores, algo que se sabrá cuando termine de crecerle.

Después de un tiempo, Kelsey se recuperó totalmente y parece una perra normal como cualquier otra. Todo parece indicar que su triste mirada y su desconfianza han quedado en el pasado. Sin embargo, la familia no puede quedarse con ella, por lo que la pondrán en adopción muy pronto.

Ahora, la perra está totalmente irreconocible si la comparamos a lo que era antes. Hace solo unas semanas atrás, andaba por las calles cubierta de llagas e infecciones. Sin embargo, ahora es una nueva perra con la esperanza de un futuro mejor.

Poco tiempo después de ser puesta en adopción, Kelsey haya una nueva dueña. Esta fotografía la recibió el hospital veterinario donde la atendieron. Ahora parece estar muy feliz en su nueva casa, con alguien que la cuida y la protege.

Estas imágenes demuestran que es posible devolverle la sonrisa y felicidad a cualquier animal. Hoy, Kelsey está contenta con su nueva familia y ha olvidado su pasado por completo. Esto nos demuestra que todos merecemos una segunda oportunidad, incluso los animales. Si crees que todos deberíamos preocuparnos más por los animales, comparte estas imágenes en tus redes sociales.

Anuncios