Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

La Lumbalgia: es un dolor en la parte baja de la espalda, que aparece mayormente por haber levantado algo muy pesado.

El dolor lumbar también puede ser provocado por los nervios, el estrés, las preocupaciones, que van generando tensión a nivel físico, es por ello que es importante que trates de liberar toda la tensión que sientas en tu cuerpo. A continuación te daremos algunos remedios naturales para combatir el lumbago o lumbalgia.

Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

1.- Aceite del árbol de te.

Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

En un recipiente pondremos agua caliente y agregaremos 20 gotas del aceite del árbol de té, ahí empaparemos una venda en esta agua y la colocaremos el lugar donde sentimos el dolor lumbar.

2.- Col y Leche.

Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

Solo tienes que poner unas hojas de col en leche, la dejamos en ella como por unos 5 minutos, y luego colocamos las hojas de col, sujetándola con un trapo y dejamos sujeta por unos 15 minutos, así aliviaremos el dolor rápidamente.

3.- Ajo y Arcilla.

Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

Vas a necesitar 5 dientes de ajo, un vaso de arcilla verde, y un vaso de agua.
Pondrás a hervir en el vaso de agua los 6 dientes de ajo, cuando ya estén blando lo vas a convertir en un puré, y lo mezclaras junto con la arcilla, y esta pasta ya mezclada te la pondrás por unos 10 minutos en la parte afectada. Debes ponerla estando todavía caliente, y la retiraras con abundante agua caliente.

4.- Darte calor y frío.

Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

Te colocaras una bolsa de hielo en la zona lumbar, por unos diez minutos, varias veces al día, esto ayudara a calmar el dolor, y luego de la misma forma vas a aplicar el calor.

5.- Caléndula.

Remedios caseros para combatir la Lumbalgia.

Vas a coger 2 cucharadas de raíz de caléndula, y la pondrás a hervir en ½ litro de agua, por unos 5 minutos, la dejaras reposar por 15 minutos y luego vas a empapar un paño y la pondrás en la zona del dolor, dejándola sujeta para que transpire. Debes aplicarla varias veces al día.

Fuente e imágenes: ecologia.facilisimo salud.facilisimo.com