PUEDE PARECER UN POCO TONTO, PERO ESTA SIMPLE TÉCNICA PUEDE CAMBIAR SU VIDA

La gente no habla demasiado acerca de la ansiedad, pero es una aflicción mental muy común.

Sólamente en América, más de 40 millones de adultos entre las edades de 18 y 54 años sufren de ansiedad. La industria farmacéutica recauda miles de millones de dólares cada año en la fabricación y venta de medicamentos para tratar y manejar los síntomas de esta enfermedad crónica. Mientras que algunas pastillas y tratamientos pueden ayudar a ciertos pacientes, otro todavía están buscando respuestas.

Pero tenemos buenas noticias. Si usted sufre de ansiedad regularmente o experiencia algunos ataques de pánico en situaciones de alto estrés, hay una pequeña forma, conocida y super efectiva, para poder desterrar sus síntomas. ¿La mejor parte? No cuesta un centavo y realmente funciona. En cualquier situación, en un lugar tranquilo, ya sea en el coche o en su casa…etc, se puede practicar esta gran respiración alterna por fosas nasales que pasaremos a explicarle a continuación.

La fosa nasal derecha está directamente conectada con la parte simpática del cerebro (hemisferio izquierdo), activador de los “mecanismos de energía y alerta”. El otro lado, la fosa nasal izquierda, está directamente conectada con la parte parasimpática del cerebro (hemisferio derecho), que activa los mecanismos de relajación y reparación. De acuerdo con esto, respirando por la fosa nasal derecha, creará un canal interno de mayor energía en el sistema cuerpo-mente y respirando por la fosa nasal izquierda se relajará y calmará.

Respirar alternativamente por cada fosa nasal, produce el desplazamiento de un hemisferio a otro, y este hecho fisiológico le da gran poder a este método de relajación. Es muy efectivo para conseguir un estado de recursos mentales cuando estamos sometidos a estrés por su capacidad de “desbloqueo” mental. Se recomienda realmente para una práctica diaria, no es necesario esperar a sentirse mal para utilizarla. De hecho, en algunos escritos milenarios de la India, lo recomiendan para mantener un equilibrio y lucidez constante con la práctica diaria.

Para realizar la respiración alterna, debe situarse con la espalda recta, ya sea de pie o sentado, y comenzar con la mano derecha (si es diestro), colocando su pulgar al lado de la nariz, en la fosa nasal derecha, y el dedo medio o el anular en la fosa izquierda. Para que se acostumbre a la sensación, cierre primero una fosa nasal y luego la otra. Sigue intentando hasta que encuentre una posición cómoda.

Espire e inspire por un lado y después cierre esa fosa nasal y vuelva a espirar e inspirar por el otro lado, vuelva a cerrar entonces ese lado y espire e inspire por el otro, y así sucesivamente durante al menos dos minutos. Recuerde que siempre hay que empezar por la espiración. Hágalo de forma lenta y profunda, respirando en el abdomen relajado y concentrándose en la sensación del aire al salir y entrar por la nariz.

Cuando hayan pasado esos dos minutos aproximados, cambie y realice lo mismo durante otros dos minutos más con la otra mano, cerrando alternativamente cada fosa nasal. Una vez hayan transcurrido de nuevo dos minutos más con la otra mano, vuelva a emplear de nuevo la otra para terminar con un minuto más de práctica con ella. Cuando termine, deje relajadamente ambas manos sobre sus rodillas durante un minuto antes de volver a sus actividades cotidianas.

Si no puede dormir por la noche, acuéstese sobre el lado derecho y aplique con la almohada una presión suave sobre la fosa nasal derecha y respire sólo por el lado izquierdo. Así activará los mecanismos de relajación y calma mental que le ayudarán a conciliar el sueño. Le aconsejamos que tome acción en cualquier momento, ya que no hay mejor momento que el “ahora” para hacer algo que le beneficie.

Si le ha gustado el artículo, ¡no dude en compartirlo con sus familiares y amigos para que conozcan también esta gran técnica de relajación!