Cómo plantar ajos y cebollas en casa: ¡Muy fácil!

Es una costumbre cada vez más común plantar nuestras propias hierbas y alimentos en nuestra propia casa, ¿verdad?

Hoy queremos enseñaros cómo plantar las cebollas, ajo, el aloe vera e incluso árboles frutales en vuestra casa de la forma más fácil posible.

Cómo plantar ajos y cebollas en casa: ¡Muy fácil!

Cómo plantar ajos y cebollas en casa: ¡Muy fácil!

Quién dispone de un patio o de un jardín puede cultivar diferentes alimentos, beneficiándose así de una comida siempre fresca y orgánica, pero no solo las personas que disponen de terreno puede beneficiarse de todas las propiedades de este tipo de alimentos, si vives en un pequeño apartamento, tu también vas a poder crear tu propia huerta urbana.

Basta con tener un balcón soleado, tierra fértil, que las podemos adquirir en tiendas de jardinería, unas cuantas macetas, semillas y bulbos. Nosotros te vamos a dar todas las instrucciones para el cultivo.

Siguiendo estos sencillos pasos, puedes tener tu próxima cosecha en seis o siete meses.

¿Cómo plantar las cebollas en casa?

Necesitas comprar semillas o bulbos de cebolla. Las cebollas se deben plantar en la primavera, entre los meses de abril y mayo. También vas a necesitar macetas de 30 cm de profundidad. En cada maceta, puedes plantar dos bulbos de cebolla o varias semillas. Elije una tierra que esté bien aireada y mézclala con materia orgánica fertilizada.

  • El primer paso es preparar bien la tierra. La tierra del suelo no debe ser demasiado gruesa y al mismo tiempo no debe de ser demasiado fina. Debe ser suave, de modo que las raíces puedan respirar y que los bulbos puedan también desarrollarse.
  • Si prefiere plantar las semillas tienes que introducirlas a una profundidad de unos 2,5 cm. También es importante tener en cuenta que en este caso es conveniente dejar estas macetas en tu casa por lo menos el primer mes, hasta que el brote de la cebolla haya salido al exterior. Una vez que notes que la planta ya está brotando y se eleva por encima de la superficie de la tierra, puedes sacar la maceta al exterior, en el balcón o terraza.
  • Si prefieres plantar los bulbos, planta dos por maceta a una profundidad de 2,5 cm. En este caso, la maceta puede estar en el exterior desde el principio.
  • Las macetas deben recibir la luz del sol todos los días, así las cebollas crecerán con fuerza y vitalidad. Las plantas necesitan la luz del sol de la primavera y temperaturas suaves. Asimismo, no te olvides de regarlas un poco todos los días.
  • Al final de seis o siete meses, cuando los tallos de la cebolla sean grandes y de color verde intenso, la cebolla estará lista para ser cosechada. No va a ser una cebolla de gran tamaño, pero el sabor será delicioso. Para evitar que las plagas anden alrededor de tus cebollas, puedes plantar rábanos entre ellas.

¿Cómo plantar ajos en casa?

Ahora que ya sabes cómo plantar cebollas, seguramente encontrarás más fácil plantar ajos, puesto que los pasos son muy similares. Además de ser un condimento muy apreciado, el ajo tiene muchas propiedades medicinales. ¡A trabajar!

Se necesita:

  • 1 cabeza de ajo
  • 1 maceta de 20 cm de profundidad y 20 cm de diámetro
  • Tierra enriquecida con fertilizantes naturales
  • El mejor momento para plantar el ajo es la primavera o el verano, así como cebolla, necesitan calor y la luz solar para germinar y crecer de la mejor manera.
  • Lo primero que hay que hacer es separar los dientes de ajo, uno por uno.
  • La segunda etapa es preparar el recipiente. Para ello, pon primero unas piedras para que la tierra drene mejor. En general, se puede poner pequeñas piedras o grava, recubriendo el fondo del recipiente.
  • Añadimos la tierra fertilizada y enterramos los dientes de ajo a 10 cm de profundidad, con la parte más delgada apuntando hacia arriba.
  • Ahora solo hace falta colocar la maceta en un lugar donde reciba la luz solar directa. Riega la maceta una vez por semana, ya que el exceso de humedad puede ser perjudicial para los brotes.

Siguiendo estos sencillos pasos, puedes tener tu próxima cosecha en seis o siete meses.