No lo Vuelvas a Comprar jamas, Cultiva Tu Propio Ajo Desde Casa, Muy Fácil en una Maceta

La gente dejaría de comprar ajos en la tienda si supiera lo fácil que es plantarlos en su propia casa. De hecho, si usas muchos ajos para cocinar y además para motivos medicinales, sabrás que cada dos por tres días tienes que volver al supermercado para comprar otra bolsa de ajos.

Anuncios

Pues evita hacerlo a partir de ahora, porque con sólo plantar 1 ajo en casa podrías multiplicar dicho ajo por 20. Lograrías una bolsa de ajos entera por sólo plantar un simple diente de ajo. Y lo mejor de todo es que no necesitas ni jardín, ni prácticamente sol, en tu propia casa, en tu misma cocina podrías hacerlo, colocando la pequeña maceta sobre el borde de la ventana, o encima de cualquier superficie que tengas cerca de la ventana para lograr atrapar esos rayos de sol tan necesarios para el correcto y rápido crecimiento de cualquier planta.

INCREIBLE!! SIEMBRA AJOS EN CASA FACILMENTE, SIN QUE TENGAS UN JARDIN.

Primero, compra los mejores ajos que puedas encontrar en la tienda. En este caso vale la pena gastar ese pequeño dinero extra e invertir en unos ajos ecológicos. Ten en cuenta que los que vayas a plantar, serán los que se reproduzcan y comiencen a crecer en tu casa. Así que si plantas los mejores ajos posibles, los que recibirás después serán esos mismos. Un negocio perfecto.

Anuncios

Sigue estas instrucciones y lograrás tu primera cosecha de ajos caseros:

  1. Cuando acabe Septiembre será la mejor época para plantar los ajos. A estos les encanta el frío más que el calor, de hecho sus tiempos de recogida suelen ser precisamente en primavera o verano, cuando ya no quieren estar en la tierra y prefieren salir de esta para ser usados durante los meses calurosos, y luego plantados otra vez cuando acaba el verano.
  2. Lo único que tienes que hacer es coger el ajo por la parte de la raíz, y plantar esta hacia abajo mirando hacía la profundidad de la tierra. Nada más, simplemente eso, literalmente “plantar” el ajo en la tierra, con el rabito hacia dentro de la tierra. No tienes ni que pelarlo, déjalo tal cual, la piel del ajo, la cáscara que siempre quitas para cocinar, se caerá sola en la tierra y además irá bien porque se integrará con el propio sustrato haciendo de suplemento biológico para la tierra.
  3. Lo grande que sea el ajo que vayas a plantar, lo grande que resultará después ser la cabeza de ajos que crecerá y brotará de él. Así que elige según quieras, grandes o pequeños.
  4. Si vas a plantar tus ajos en pequeños cestos y macetas, deja entonces dichos recipientes en la parte de tu casa dónde más pegue el sol, sea la cocina o tu balcón en caso de disponer de una zona de terraza donde el sol esté dando continuamente con fuerza.
  5. Ya no tendrás que hacer prácticamente nada más hasta el día que recibas tu primera cabeza de ajos a cambio de ese un simple ajo que plantaste. Eso sí, si ves que al ajo comienzan a crecerle “flores”, córtaselas, porque así el ajo se volverá a centrar en usar todo su potencial para expandirse como ajo, y no en crecer pequeños floripondios innecesarios.

Ahora lo único que vas a necesitar es paciencia, y bastante, porque no crecen de un mes para otro, ni de dos en dos, ni de tres en tres. Por algo la gente los planta en época de frío y tienen que esperar hasta la época del calor para ver brotar esas bonitas cabezas de ajos ecológicas.

Fuentes e Imágenes: imujer.com

Anuncios