El niño de 5 años yace sobre el perro y mira a la pantalla. La razón por la que la madre llora te conmoverá

La joven madre Shanna Niehaus compartió en Facebook una escena muy especial protagonizada por su hijo Kainoa, que la conmovió profundamente:

Anuncios

“¿Veis este momento? Fue un momento único para mí. Ayer fue el día en el que mi hijo de 5 años, que padece autismo, conoció a su perro de asistencia, Tornado. Somos estadounidenses y vivimos en Japón. Llevamos dos años esperando a este perro. Esta foto muestra el rostro de una madre cuando el hijo al que no puede bañar, tocar, vestir o abrazar se acuesta sobre su perro de asistencia por propia voluntad y desarrolla un vínculo tácito con este.

images-2_fotor

 

Es el rostro de una madre que ha visto tantas veces cómo su hijo fracasaba en sus intentos de hacer amigos. Un solo amigo; un solo contacto. Una madre que se ha sentado junto a su hijo cuando lloraba por las noches por no tener amigos fuera de la familia, sin importar cuánto se esforzara o cuánto trabajara en la terapia para autistas para conseguirlo. En esta instantánea la madre se sienta tras su hijo y, callada, con el aire oprimiéndole los pulmones, graba el momento en su retina.

Anuncios

Todo ha merecido la pena: cada lucha por que mi hijo reciba asistencia, cada diagnóstico, cada dólar, cada formulario cumplimentado, cada lágrima, cada paso hacia adelante y cada paso hacia atrás, y cada pregunta sobre lo que el futuro nos deparará. De algún modo, en este momento junto a Tornado y mi hijo, sé que todo va a salir bien. Como madre he visto a mi hijo pasar por tan malos momentos y llorado tanto por ello. Pero esta vez he llorado por un motivo distinto. Un sentimiento indescriptible”.

Los perros de asistencia para personas con autismo reciben un entrenamiento especial para hacer más fácil la vida de estas personas, que tienen problemas de percepción y proceso de la información. Puesto que la reacción de los perros es más directa que la de los humanos, las personas autistas tienen más facilidad para tratar con ellos. Los perros de asistencia calman a las personas con autismo cuando estas se ven sobrepasadas por una situación, les ofrecen seguridad cuando están rodeados de una multitud y avisan a los padres si su hijo autista se escapara.

Un momento profundamente conmovedor para Shanna, que durante tanto tiempo deseó que su hijo recibiera el apoyo de un amiguito peludo como Tornado.

Anuncios