Su esposo murió y en el funeral ella le susurro algo al odio. 2 meses después ella recibió una noticia impactante

La vida puede sorprendernos de distintas formas, unas veces agradable y otras muy dolorosas. En ocasiones, nuestras circunstancias en la vida son al mismo tiempo dolorosas y alegres.

Anuncios

Algo parecido fue lo que sufrió esta familia de Chicago. Pero especialmente la esposa fue quien vivió aquella terrible y feliz situación. La pareja se llaman Bryan Hill y Courtney Hill y vivían en Chicago, Estados Unidos. Bryan se había alistado en el ejército y había sido enviado a Irak, Afganistán y Kuwait. Aunque sus misiones eran muy peligrosas, siempre se las arregló para salir ileso. Un día, decidió que debía formar su familia y estar con ella, por lo que se retiró del ejército.

Courtney estaba muy contenta con aquella decisión, pues estaría más tiempo con su esposo. Sin embargo, su felicidad no duró mucho tiempo. En febrero del 2016 Bryan sufrió un terrible accidente automovilístico que terminó con su vida. Courtney y su hija Reagan están destrozadas, sin esposo ni padre respectivamente.

Un rayo de luz en medio de la oscuridad.

Al realizar los trámites para el funeral, Courtney empezó a sentir algo extraño, y visitó a su médico. Entonces este le dio la buena noticia de que estaba embarazada. Eso le dio un poco de alegría, para compensar la tristeza que sentía. En el funeral, se acercó al cadáver de Bryan y le susurró al oído: “tendremos un bebé, cariño”.

Anuncios

Con el paso de 1 mes, Courtney todavía trataba de asimilar su situación y poner su vida en orden. De pronto, empezó a sentir un fuerte dolor en la parte inferior del vientre. Pensando que podía tratarse de un aborto involuntario, acudió a su médico de inmediato. Entonces su doctor la examinó y le dio la gran noticia: Estaba embarazada de trillizos. Como era de esperarse, ella quedó sin aliento.

“Era maravilloso pensar que tendría tres bebés que me recordarían a Bryan”. Sin embargo, el destino le tenía preparado otro duro golpe a esta pobre viuda. En la semana 25 de su embarazo, los doctores le informaron que uno de los niños había muerto en el útero. Ella estaba destrozada nuevamente, pero aun así decidió nombrarlo Brady.

Trata de seguir adelante.

Lo que la consolaba, era saber que todavía tendría otros 2 hijos, Miles y Harper, quienes nacieron bien. Madre e hija estaban muy contentas de darle la bienvenida a 2 nuevos integrantes de la familia. Courtney recuerda pensar en lo orgulloso que estaría Bryan.

Frecuentemente, las personas le preguntan sin son gemelos. Pero ella le da la misma respuesta: “Son sobrevivientes de trillizos”. Ella todavía sigue sintiendo dolor por la muerte de su querido esposo. Sin embargo, se alimenta del amor que una vez vivieron. Lo que la ayuda a continuar es recordar lo luchador que era por su familia.

Ahora, Courtney está concentrada en disfrutar al máximo de la compañía de sus hijos. Ella dice que la felicidad puede ser muy frágil, y su historia es un ejemplo de ello. Pero sabe que debe continuar y estar agradecida de lo que sí tiene: a sus preciados hijos. ¿Crees que la vida ha premiado a esta mujer con sus hijos? Déjanos tus comentarios y comparte este artículo en tus redes sociales.

Anuncios