Dio a luz 3 niños con la piel oscura, al lado su padre los miro de cerca y rompió en lagrimas

En el mundo moderno en el que vivimos, las personas todavía no han podido modernizar sus pensamientos.

Anuncios

Y es que en pleno siglo XXI, las personas todavía son racistas y tienen prejuicios sociales y culturales. Eso es lo que vivieron Aaron y Rachel Halbert simplemente por actuar de una forma amorosa con sus hijos. Este matrimonio cristiano decidió tener hijos, pero en lugar de procrearlos, decidieron adoptarlos.

Lo interesante del caso fue que decidieron adoptar a 2 niños afroamericanos. Lo quisieron así pues, según ellos, era más difícil que estos sean adoptados por otros candidatos. Sin embargo, como vivían en el sur de estados unidos, estaban un poco preocupados. Allí las familias interraciales no son bien vistas, pero decidieron aceptar el reto.

“Sabíamos que, en el sur de EEUU, una pareja de piel clara que tuviera hijos de piel oscura no sería bien vista. Siempre que íbamos al supermercado, no encontrábamos con alguien que nos miraba extraños, como asqueados. Lo mismo sucedía con las madres afroamericanas, que se limitaban a mirarnos y solo negaban con la cabeza” – comentó Aaron al Washington post.

La adopción de embriones.

A pesar de eso, ellos disfrutaban mucho de su familia y sentían que estaban haciendo lo correcto. Más adelante, escucharon sobre la adopción de embriones y les pareció una muy buena idea. Entonces la familia decidió adoptar 2 embriones e implantarlos en el vientre de Rachel. Los embriones también eran de origen afroamericanos y llevaban 15 años congelados.

“Los expertos entendieron nuestro punto de vista de que nuestros hijos tuvieran el mismo color de piel. Por eso, decidieron que la mejor opción sería implantar embriones de origen afroamericano en Rachel” – Dijo Aaron.

Anuncios

Todo marchaba muy bien con el embarazo de Rachel o al menos eso decían los exámenes. Sin embargo, en un chequeo rutinario, el doctor descubrió algo que lo dejó sin palabras. Un uno de los ultrasonidos descubrió que uno de los embriones se había dividido. En otras palabras, ya no tendría 2 hijos, sino 3. La pareja obviamente estaba muy contenta.

Una familia sinigual.

Después de dar a luz sin ninguna complicación, Aaron y Rachel se convirtieron en padres nuevamente, de 3 hijos. Ahora, los miembros de su familia habían aumentado a 7 personas. “Es gratificante ver como familiares y amigos nos han apoyado. A pesar de querer construir una familia inusual, hemos recibido su apoyo incondicional. Estamos viviendo nuestro sueño, aunque quizás no sea el de muchas familias, pero estamos contento por ello”.

Más adelante, Aaron añadió: “Me alegraba mucho ver a mis dos hijos de piel oscura y cabello rizado dándole besos a mamá en el vientre. Cada noche les deseaban buenas noches a sus hermanitas en el vientre. Ahora le siguen dando las buenas noches, pero físicamente pueden besarlas con sus adorables caritas”.

Luego, Aaron dijo lo siguiente: “Recuerdo a un amigo diciéndome que cuando formara su familia, quería verla como una pequeña Naciones Unidas. Cuando veo a mi familia, voy un poquito más lejos, la veo como un pedacito de cielo”.

Esta pareja ha demostrado que la familia es mucho más que llevar la misma sangre, ADN o color de piel. Ellos demostraron que una familia es aquella donde abunda la unidad y el amor por cada miembro. También han demostrado que todos tenemos el mismo valor y que ninguna raza es superior a otra.

Si quieres más información, la podrás hallar en este video.

Si estás de acuerdo con estas ideas, comparte este artículo en tus redes sociales.

Anuncios